redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

En 1212, en la villa jienense de Las Navas de Tolosa, Alfonso VIII de Castilla y sus aliados - los reyes de Aragón, Pedro II, Navarra, Sancho VII El Fuerte y el señor de Vizcaya, Diego López de Haro - consiguen una fundamental victoria sobre los almohades que supone el inicio exitoso de la fase final de la reconquista culminada finalmente por los Reyes Católicos en 1492, con la toma de Granada y la caída del reino nazarí. El sultán Miramamolín dirigió las tropas almohades y dentro de ellas correspondió a su guardia negra, compuesta por fanáticos senegaleses, denominados imesebelen, la defensa de la tienda del sultán. Para que no pudieran huir, dichos guerreros fueron atados con cadenas entre sí y enterrados hasta las rodillas o la cintura, de forma que sólo les quedase la opción de luchar para evitar la muerte. A pesar de esta cerrada defensa de Miramamolín, de poco le sirvió porque tuvo que huir despavorido ante el empuje de los castellanos, aragoneses, navarros y vizcaínos.  Parece que fue Sancho VII El Fuerte el que rompió la barrera defensiva de los imesebelen con sus cadenas, por lo que desde entonces dichas cadenas figuraron en el escudo de Navarra y de España.


Mal asunto utilizar métodos coercitivos, como en el caso de los imesebelen, para evitar el que los expertos de una organización puedan irse a otra empresa. Sólo dándoles total libertad de acción y motivándoles de forma inteligente y no por la fuerza, se conseguirá que permanezcan en la organización trabajando a pleno rendimiento y con ilusión. Las políticas orientadas a mantener al personal en la empresa a la fuerza y en contra de su voluntad sólo producirán ineficiencias, falta de motivación, disminución de la productividad y mal ambiente, todo lo cual será absolutamente contraproducente para un armónico y productivo desarrollo del trabajo.


La única manera de conseguir que el personal permanezca en la empresa manteniendo un alto grado de motivación es utilizar técnicas mucho más sofisticadas que las de atarlos con cadenas a base de cláusulas contractuales que seguramente los empleados se verán obligados a aceptar pero que, finalmente, valdrán de bastante poco. Dedicar un esfuerzo y un tiempo altamente significativo para conseguir que el personal esté motivado y satisfecho en su trabajo es tarea imprescindible que un directivo informático no puede dejar en modo alguno de ejercer. Olvidarlo supone tener garantizado el fracaso en las relaciones con los empleados y especialmente con los más cualificados.



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org