redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

El Partenón fue diseñado por los arquitectos Ictino y Calícatres y construido en el siglo V a.C. En mármol pentélico, construyeron un impresionante templo con columnas dóricas. En la actualidad, las dimensiones del templo son de 69'5 metros de largo por 30'8 de ancho y 18 de alto. Es un templo períptero y cuenta con ocho columnas en los lados menores y diecisiete en los mayores. El interior del templo, lugar reservado a la imagen de la diosa, contiene una columnata compuesta por columnas dóricas superpuestas. La estatua crisoelefantina - de marfil y oro - de Atenea Partenos, esculpida por Fidias y hoy desaparecida, tenía 12 metros de altura.

En un alarde de sofisticación los griegos quisieron que sus obras parecieran perfectas a la vista, no que lo fueran. De ahí que los constructores y arquitectos griegos introdujesen correcciones ópticas para compensar las aberraciones del ojo humano. Entre las modificaciones introducidas en el Partenón está, por ejemplo, el que la distancia entre las columnas disminuye desde el centro a los bordes. De esta manera se consigue que el ojo lo vea todo aparentemente perfecto. Todo el que ha tenido la suerte de subir a la Acrópolis, al remontar los propileos, cuando de repente aparece majestuoso el Partenón, se ha encontrado con una impresión tan fantástica que será imposible de olvidar para toda la vida. Pocos son los monumentos que consiguen tal impacto. Sin duda, el esfuerzo de los arquitectos griegos fue compensado con largueza por el efecto alcanzado.


Una mentalidad como la de los griegos en orden a conseguir la calidad perfecta, sería la que los profesionales de las tecnologías de la información tendrían que tener a la hora de diseñar y construir los sistemas informáticos. Hay que estar verdaderamente obsesionado por la perfección y la búsqueda de calidad total para llegar a los extremos que alcanzaron los griegos.

Es lamentable que esa cultura de la perfección y de la calidad se haya perdido llegándose a los extremos de zafiedad que se puede observar en muchas de las obras que hoy se construyen. Se podrá decir que "partenones" sólo hay uno y que las construcciones que hoy se levantan en pocos años, en una determinada zona, se pueden contar por miles. Eso es bien cierto, pero dado el grado de tecnología con la que hoy se construye o se podría construir, se estaría en condiciones de hacer bastante mejor las cosas de cómo se hacen.

El que viva en Madrid puede pasearse por la bonita calle del Doctor Arce. En ella se encuentra la embajada de Grecia en España. Echen una ojeada al edificio y comprueben lo desazonador que es el ver como después de 2.500 años se ha pasado del Partenón a la embajada de Grecia en Madrid. Pueden verla virtualmente en Google y comprenderán a qué me estoy refiriendo.

El principal problema para alcanzar la calidad es que no se está mentalizado para ello. No hay preocupación por la calidad, por hacer bien las cosas. Todo consiste en acabar cuanto antes y mantener las cosas en funcionamiento aunque sea con meros hilvanes que pueden irse abajo en cualquier momento. La filosofía del tente mientras cobro es la imperante. Lo efímero prima sobre lo permanente y lo endeble sobre lo sólido. Cuidar la calidad es apostar por la eficiencia y la permanencia en el tiempo. Tenerlo claro debería ser una actitud ineludible de cualquier profesional de las tecnologías de la información. Para hacer bien las cosas, lo primero que hay que tener es la mentalidad de trabajar bien y con calidad. Sin esa mentalidad poco o nada se puede conseguir.



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org