redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

Durante 10 años, de 1482 a 1492, se produjo una guerra entre el reino de Castilla y la monarquía Nazarí la cual estaba asentada en el sur de lo que hoy es Andalucía y cuya capital era la actual Granada. Después de diez años de enfrentamientos, finalizó la guerra con una rendición, negociada mediante capitulaciones, del rey Boabdil. El dos de enero de 1492 los Reyes Católicos conquistan definitivamente Granada desalojando del poder a la dinastía Nazarí con su rey Boabdil al frente. Es entonces cuando la madre de Boabdil le dice a su hijo aquellas famosas palabras: "Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre". Después de casi 8 siglos, desde la invasión de la península Ibérica por parte del Islam, el último reducto mantenido por los musulmanes, Granada, cae definitivamente en manos de la cristiandad; la participación de Aragón fue escasa y el reino de Granada se incorpora a la Corona de Castilla.

La importancia de la conquista de Granada se debe a la significación que supone el final definitivo de los enfrentamientos y batallas librados durante ocho siglos de dominio del Islam en la península Ibérica. Aunque la victoria por parte de los cristianos se había zanjado definitivamente con la importante victoria de los aliados cristianos en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212 y la consiguiente destrucción del ejército almohade, todavía durante casi tres siglos ciudadanos del Islam habían permanecido en la península Ibérica.

El fin de la invasión islámica permitió cerrar un objetivo que había permanecido abierto durante casi 8 siglos, lo que a su vez posibilitó el que Castilla pudiese afrontar otros nuevos objetivos, como sería, casi de inmediato, el descubrimiento del Nuevo Mundo, el continente americano, y la conquista de inmensos territorios como el imperio Azteca y el imperio Inca.


Cuando un objetivo no acaba de culminarse, aunque esté casi logrado, sigue detrayendo recursos que podrían ser dedicados a otros nuevos objetivos mucho más rentables. Los recursos que hay que seguir destinando a las últimas tareas pendientes son  mucho mayores que los que objetivamente serían necesarios para cerrar definitivamente el objetivo pendiente. De ahí que se imprescindible finalizar las últimas tareas pendientes y cerrar el objetivo dándole por acabado con carácter definitivo.

En el caso de las organizaciones informáticas estamos hartos de ver que objetivos que deberían haberse cerrado definitivamente quedan todavía abiertos porque hay una serie de tareas, en muchos casos menores, que no acaban de concluirse. Podríamos decir que se está ante un auténtico síndrome de Boabdil.

El caso más claro de síndrome de Boabdil es el de los denominados legacys o sistemas heredados, que son aplicaciones históricas que han sido sustituidas por otras más modernas pero que hay que seguir manteniendo porque no se acaban de incluir en las nuevas aplicaciones pequeñas tareas a las que hay que seguir dando servicio. Si no se hubiese esperado durante 300 años a cerrar definitivamente la invasión del Islam posiblemente se hubieran podido iniciar determinados objetivos mucho antes y, tal vez, el descubrimiento de América se habría adelantado en un siglo. Finalizar los legacys supondrá poder dedicarse a nuevos objetivos mucho más interesantes y eficientes.



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org