redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

El general George Armstrong Custer (Ohio, 1839 - Little Big Horn, Montana, 1876) fue un militar americano tan mítico como controvertido. Para sus partidarios fue un héroe y para sus detractores un oportunista buscaglorias. Lo que es bien cierto es que siempre actuó con valentía, arrojo y pasión. Durante la Guerra de Secesión de los EEUU demostró una enorme eficacia participando en muchos combates y venciendo en todos ellos con la conocida técnica de las avalanchas o trombas de Custer. El 28 de junio de 1863, tres días antes de la batalla de Gettysburg, el General Pleasonton ascendió a Custer de capitán a general de brigada de los voluntarios, a pesar de carecer de experiencia de mando. Custer se convirtió así en uno de los generales más jóvenes del Ejército de los Estados Unidos, con tan sólo 23 años. La escritora Marguerite Merrington explica en The Custer Story in Letters que "George Custer exploraba meticulosamente los campos de batalla ocupados por enemigos, sus puntos débiles y fuertes, valoraba la mejor línea de ataque y sólo después de quedar satisfecho se producía la vociferante "tromba de Custer" de Míchigan, causando una sorpresa total y resultando invariablemente la derrota del enemigo"

La suerte se le torció en su enfrentamiento con los indios Lakota, Cheyenne del norte y Arapaho liderados por Toro Sentado y Caballo Loco en Little Big Horne, Montana, los días 25 y 26 de junio de 1876. En una batalla memorable del 7º Regimiento de Caballería contra los indios citados, Custer y sus hombres fueron destruidos.

Varias fueron las causas de la derrota. Por una parte Custer se precipitó a la batalla sin estar preparado; sus exploradores le desaconsejaron que se lanzase a la batalla pidiéndole que esperase refuerzos. Custer no quiso esperar porque una semana después se celebraría la convención del partido demócrata y esperaba que, después de la victoria sobre los indios, podría conseguir la nominación para ser elegido presidente de los EEUU.

Por otra parte, dada su prisa en acudir al combate, no se aprovisionó de una serie de ametralladoras con las cuales hubiera podido enfrentarse a los indios con mucha mejor suerte. Finalmente, se equivocó en la táctica seguida al dividir sus fuerzas, lo que le convirtió en mucho más vulnerable.

La pasión que siempre ponía Custer en sus enfrentamientos de poco le sirvió en este caso. Su derrota fue total y Custer y todos sus hombres murieron en el combate.  


La pasión y el entusiasmo son valores fundamentales en cualquier directivo; sin ellos es muy difícil conseguir alcanzar los objetivos establecidos. Ahora bien, dichos valores tienen que complementarse con otros que son también fundamentales: la capacidad de hacer fríos análisis de la situación, el sentido de la realidad y el conocimiento y la pericia para saber hacer frente al adversario.

Sólo con pasión y entusiasmo todo suele acabar en fracaso. Lanzarse a lo loco en pos de un objetivo actuando en plan avalancha como Custer, puede reportar algunos triunfos, pero, en la mayoría de las ocasiones, sólo si la pasión y el entusiasmo están filtrados por el análisis de la realidad es cuando se podrá estar casi seguro de alcanzar el éxito.

Las prisas suelen ser muy malas consejeras e intentar aprovechar la coyuntural oportunidad de un determinado momento suele pagarse muy caro. Ya se presentarán otras ocasiones igualmente fructíferas; lo importante es asegurarse el éxito aunque se desaprovechen determinadas coyunturas. Hay que saber esperar a otro momento más adecuado.  



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org