redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

Las epidemias siempre han sido, al menos hasta estas últimas décadas, uno de los motivos que ha provocado más alarma y terror entre los ciudadanos. Baste con recordar la epidemia de la peste negra que se extendió por casi toda Europa en el siglo XIV y que tuvo su mayor virulencia entre los años 1347 y 1353. Como consecuencia de la peste negra se estima que murieron más de 25 millones de personas, un tercio de la población europea de la época.

En la novela Muerte en Venecia, Thomas Mann describe los absurdos en que se incurrió como consecuencia de la peste que asoló Venecia a comienzos del siglo XX. Muerte en Venecia es la historia del compositor Gustav von Aschenbach quién huye de sus desgracias: la muerte de su hija y la separación de su mujer. Para ello se retira al Lido de Venecia donde conoce a un joven polaco de gran belleza por el que siente un amor platónico. La novela es la crónica de la huida de la propia vida y de la decadencia de un ser humano, solitario, complejo, culto, tímido, pasional y torturado por sus circunstancias personales. La decadencia del protagonista se ve reforzada ante el contraste con la juventud y esplendor del joven Tadzio, hijo de una aristocrática dama polaca que veranea con sus hijos en el Lido.

En la novela se describe también una epidemia de cólera en la que la desinformación es total y el miedo cunde entre los venecianos y los viajeros sin saber qué hacer ni cómo actuar. Al final de la novela, la salud de Aschenbach decae y el protagonista muere en la inacción total contemplando a su amado Tadzio.


La novela da pié para reflexionar sobre la forma de gestionar acertadamente una situación problemática que no admite espera. La descripción de la epidemia es ejemplo paradigmático de actuación equivocada, llevando al desastre a los afectados por la misma.  Se hace patente el ocultismo y la rumorología sin que nadie esté dispuesto a actuar. La actitud más común de no pocos profesionales es la de impedir reaccionar a tiempo cuando se presentan situaciones críticas. Si éstas se afrontasen con orden y diligencia se resolverían mucho mejor; sin embargo, dejándolas pudrir acaban por deteriorar la situación severamente.

Si se detecta un problema hay que proceder a reflexionar de inmediato en la forma de cómo resolverlo, sin adoptar la nefasta y tan extendida actitud de dejar que el tiempo solucione el problema, lo cual no ocurrirá nunca. La inacción, la parálisis y el esperar que todo se solucione por si sólo esperando que, como en la novela, alguien resolverá la situación, nos conducirá, antes o después y más bien antes, al desastre. Detectada una situación problemática hay que ponerse a resolverla de inmediato, dotando los medios oportunos y sin esperar a que el problema se agrave.

Esta consideración es especialmente importante en el caso de los centros informáticos en los que, ante el surgimiento de una incidencia por poco importante que sea, hay que actuar de inmediato para solucionarla lo antes posible. Las incidencias de los sistemas automatizados de información tienden a degenerarse a una velocidad y aceleración notables por lo que la rapidez de reflejos en reaccionar es extremadamente importante. Para actuar de inmediato en las emergencias es indispensable el tener previsto en una determinada instrucción quienes son los responsables de la actuación y cómo tienen que afrontar el problema en función de su naturaleza. La improvisación sólo llevará al caos.



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org