redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

Comentarios TIC diarios sobre monumentos históricos extraídos
de la Agenda DINTEL 2014
de Pedro Maestre Yenes, editada por Fundación DINTEL

Torres de ColónLas Torres de Colón, que en un tiempo se denominaron Torres de Jérez por haber sido sede de Rumasa, supusieron un alarde técnico destacado dado que su estructura era colgada y trabajaba a tracción en lugar de a compresión que es la forma habitual en que se soportan los esfuerzos en las construcciones. El edificio, de 116 metros y 23 plantas, se construyó de arriba hacia abajo colgando la última planta desde las enormes vigas de cabecera hasta llegar a la primera. De esta forma se contradijo el principio universal de que nunca hay que empezar la casa por el tejado.

Se construyeron en 1976 bajo el diseño del arquitecto Antonio Lamela y de los ingenieros Carlos Fernández Casado, Carlos Fernández Troyano y Javier Manterola. Su bonito diseño inicial quedó destrozado cuando se reformó en 1980 para dar cumplimiento a la normativa aprobada sobre grandes edificios, que, entre otras cosas, exigía una escalera exterior para el desalojo del personal en caso de emergencia. La caperuza con que se dotó a las Torres Colón con una especie de enorme enchufe con sus dos correspondientes clavijas en color verde manzana, produce sonrojo al contemplarlo. Parece mentira que el digno e incluso hermoso diseño inicial acabase, por obra del mismo arquitecto, en el desastre final en  que hoy ha terminado. No es de extrañar que las Torres Colón figuren en el sexto puesto entre los edificios 10 edificios más feos del mundo según el ranking establecido en 2008 en la página web virtualtourist. En España también contamos con otro edificio considerado como uno de los más feos del mundo, en este caso según el diario Telegraph: el Edificio Mirador, situado en el nuevo barrio de San Chinarro, compartiendo el dudoso honor de su fealdad con el horrible edificio-cesta de Longaberger Basket Company en Newark, Ohio (EEUU). En general, se debería siempre evitar dar a un edificio la forma de un enchufe, de un teléfono móvil - caso de la Telefónica de Santiago de Chile, de una cesta o de un conjunto de libros como es la horrible Biblioteca de Kansas City en Missouri.


Cuando un determinado constructo ha alcanzado un nivel de diseño apreciable hay que procurar mantenerlo en la medida de lo posible, evitando que reformas, que pueden ser necesarias, acaben por destrozar el diseño inicial del proyecto. Un principio fundamental debería ser el mantener lo bueno sin intentar mejorar lo que ya ha logrado un adecuado nivel de calidad. Alcanzado un determinado nivel, las mejoras de diseño suelen dar lugar a claros empeoramientos.

Este principio es válido para edificios y para otro tipo de constructos como puede ser una página web. Estamos hartos de ver como páginas que funcionan bien y son conocidas, valoradas y amigables para sus usuarios son claramente empeoradas al pretender mejorarlas. Si hay que cambiar algo hay que hacerlo muy prudentemente y sin fastidiar al usuario. El cambio por el cambio no es un principio siempre deseable de aplicar. Antes de cambiar - sobre todo si algo funciona bien - hay que pensarlo muy detenidamente pues de no hacerlo así se acabará por deteriorar la situación en lugar de mejorarla, ocasionando el fastidio de los usuarios que es lo primero que se tendría que evitar.



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org