redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

Comentarios TIC diarios sobre monumentos históricos extraídos
de la Agenda DINTEL 2014
de Pedro Maestre Yenes, editada por Fundación DINTEL

Palacete de Moreno Benítez. Madrid. EspañaEn el número 64 del Paseo de la Castellana de Madrid se conserva el denominado Palacete de Moreno Benitez, que fue un destacado financiero que, siguiendo la moda novecentista, promovió el Palacete de su nombre . Es propiedad del Ministerio del Interior que, en la actualidad, y bajo una cuidada rehabilitación,  lo dedica a Gabinete de Estudios de Seguridad Interior (GESI). Este ministerio ha demostrado estar preocupado por el mantenimiento de determinados palacetes de La Castellana que, lamentablemente, fueron desapareciendo en el segundo tercio del siglo XX.

El Palacete de Moreno Benítez, diseñado por el arquitecto Joaquin Saldaña en 1904, es un edificio minúsculo que se inserta en un conjunto de edificios modernos con extremado acierto. La Embajada de Portugal, que fue originariamente  Palacio de los Duques de Híjar, fue también obra de Saldaña y  se encuentra situada en esos mismos aledaños y también encaja perfectamente con las construcciones modernas que lo rodean. El estilo del Palacete de Moreno Benítez pertenece al denominado estilo Belle Époque.

A pesar del destrozo ocasionado en La Castellana - se han conservado una docena de palacetes frente a los más de cincuenta que se construyeron en esa avenida -, los que han sobrevivido se encuentran encajados armoniosamente con los nuevos edificios construidos, sin que haya habido efectos discordantes alguno sino todo lo contrario.


En la variedad está el gusto. Durante muchos años consideré que la mezcla de estilos de La Castellana era algo lamentable producido por la obsesión especulativa de los años 40, 50 y 60. Pasado el tiempo me he dado cuenta de que la mezcla de palacetes novecentistas con edificios modernos de las últimas décadas del siglo XX ha dado como resultado un conjunto novedoso que llama poderosamente la atención. Los arquitectos novecentistas hicieron obras encomiables, pero también los arquitectos de los últimos años del siglo XX y del siglo XXI han sabido hacer diseños que encajan a la perfección, en la mayoría de los casos, con los palacetes.

La contemplación de La Castellana provoca un efecto que, para mi gusto, es excelente. Compatibilizar lo antiguo con los nuevo, si se hace bien, es un acierto. Un buen ejemplo de mezclas lo constituye La Plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela que hace convivir el neoclásico del Palacio Rajoy, el barroco de la portada de la Catedral, el plateresco del Hostal de los Reyes Católicos  y el renacimiento del Colegio Xan Jerome, consiguiendo un efecto magnífico. No se quiere decir con ello que la uniformidad pueda resultar aburrida. También lo uniforme puede ser excelente. Un ejemplo de ello lo presenta la Plaza Mayor de Salamanca.

Cuando las cosas se hacen bien, aunque sean constructos de tipo muy distinto, pueden resultar obras excelentes. La calidad es lo que hace que algo tenga valor. La rigidez de los clásicos franceses como Boileau, con su unidad de tiempo, lugar y acción, no tiene por qué ser algo necesariamente deseable. Libertad, imaginación y calidad es lo que siempre debe estar presente en cualquier constructo ya sea material o virtual.
 



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org