redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

Comentarios TIC diarios sobre monumentos históricos extraídos
de la Agenda DINTEL 2014
de Pedro Maestre Yenes, editada por Fundación DINTEL

Foto: Wikipedia; Autor: Luis García (Zaqarbal)El Hotel Ritz se inauguró en 1910, dos años antes que el Palace. Sin la grandiosidad y dimensión del Palace ha sido considerado siempre como el hotel más selecto, prestigioso y elegante de Madrid, estando considerado dentro de los 10 hoteles más lujosos del mundo. En él se han organizado importantes reuniones empresariales y políticas siendo, sin duda alguna, las más destacadas de Madrid. En este momento pertenece a la cadena Orient Express Hotels.

El Ritz está situado en la Plaza de la Lealtad muy cerca de la Bolsa madrileña, al lado del Museo del Prado y en frente del Hotel Palace y del Museo Thyssen Bornemisza. Fue inaugurado el 2 de octubre de 1910 por Don Alfonso XIII y por el entonces alcalde de Madrid, Francos Rodriguez. A título anecdótico, cabe resaltar que, a pesar de contar con el beneplácito e impulso del rey, hubo un destacado político, Don Francisco Largo Caballero, que se opuso a su construcción por sobrepasar la altura contemplada en la ordenanza de Madrid. El edificio fue proyectado en 1908 por el arquitecto francés Charles Frédéric Mewes y construido en el periodo (1908-1910) bajo la dirección del español Luis de Landecho.

Como anécdota a destacar cabría reseñar que durante la Guerra Civil Española fue utilizado como banco de sangre. El anarquista Buenaventura Durruti murió en el Ritz el 20 de noviembre de 1936 de las resultas de un balazo recibido en la batalla celebrada días antes en la Ciudad Universitaria. A partir de los cuarenta los huéspedes más relevantes fuero el Conde Ciano, el Mariscal Pétain y Heinrich Himmler. Ya en los años 50 estuvo en el hotel el Dr. Fleming. También se alojaron en el Ritz personajes como Ernest Hemingway,  Gracia de Mónaco y Rainiero, Ava Gardner, Michelle Pfeiffer, Madonna y Duran Duran, entre otros muchos. Durante años el Ritz fue conservador e incluso quisquilloso a la hora de admitir a determinados huéspedes; baste recordar que en principio fue rechazado el actor James Stewart que finalmente fue aceptado cuando alegó su credencial de que era coronel del ejército de los Estados Unidos.

En suma, elegancia, glamour, distinción, buen gusto, selectividad, prestigio, calidad y fama fueron características constantes del hotel más conocido y admirado de Madrid.


A la hora de hablar del Hotel Ritz viene a cuento lo necesario que es contar con unas reglas del juego y unas normas de comportamiento en cualquier organización. Especialmente importante es disponer de unas normas que regulen la actuación de un centro TIC. Sin la existencia de dichas normas se correrá el riesgo de caer en el caos y de practicar comportamientos muy distintos por parte de los diferentes profesionales encargados de los distintos proyectos a desarrollar por la organización.

Cuestiones como el establecimiento de prioridades de los distintos trabajos demandados, las relaciones con los usuarios y entre los técnicos de desarrollo, de producción y sistemas, la realización de copias de seguridad, el establecimiento de premios y sanciones, la regulación de permisos y vacaciones, las formas de selección y ascenso, la metodología de trabajo, las pruebas previas a la puesta en producción, la regulación de la formación y el reciclaje y otros muchos más asuntos son fundamentales para evitar la arbitrariedad a la hora de gerenciar un centro tan vital para cualquier organización.

Es de admirar el comportamiento del Ritz en que si la norma prohibía alojar a un determinado cliente por importante que fuera o expulsar a otro, también importante, por saltarse unas normas de convivencia, se era implacable. De la misma forma, en un centro de tecnologías de la información las normas y los procedimientos deben cumplirse implacablemente para que todo funcione de forma sistemática y perfecta. No hacerlo es promover la arbitrariedad lo que provocará inevitablemente la injusticia y el desorden.



Comparte en tus Redes Sociales!

Por favor, regístrese para añadir comentarios.

Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org