redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

El 29 de mayo de 1953, a las 11,30 de la mañana, por el acceso del Collado Sur, el más difícil de todos, el neozelandés Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay conquistaron el Everest, también llamado por los naturales del país el Chomolungma o "Diosa del mundo". Esta inmensa montaña se encuentra entre el Tibet y el Nepal rodeada de otros inmensos picos que la hacen casi inaccesible e incluso invisible. Como señaló el alpinista inglés George Mallory, que realizó una precursora expedición en 1921: "En primer lugar sería necesario encontrar la montaña".
Por fin, se había logrado conquistar la cumbre más alta del mundo, en la cordillera del Himalaya,  con sus 8848 metros. La expedición fue organizada por los ingleses, siendo su responsable máximo John Hunt.
La hazaña fue valorada de tal forma por los británicos que The Times le dedicó más atención que a la coronación de la reina Isabel II de Inglaterra que, casualidades de la vida, sería coronada el dos de junio de 1953, el mismo día en que se conoció la noticia de la hazaña.
Más de 350 escaladores participaron en la expedición, lo que, como puede imaginarse, supuso un alarde de planificación y ejecución sistemática de lo planificado, sin lo cual nunca se hubiera alcanzado el éxito. Como suele ocurrir, la popularidad se la atribuyeron principalmente Hillary y Tenzing. Para el gran público, Hunt siguió siendo un desconocido, pero sin duda fue gracias a él, en gran medida, el que se culminase un objetivo tan largamente soñado.


Preparación y conocimiento por parte de los participantes en cualquier proyecto y planificación detallada del mismo, son condiciones indispensables para culminarlo con éxito, cumpliendo así los objetivos marcados. Cualquier proyecto complejo sólo puede ser alcanzado con la participación de muchos profesionales y, lógicamente, siempre que sea dirigido y planificado adecuadamente. Todos los profesionales tienen su papel; el de algunos será más brillante y el de otros estará más en segundo plano, pero sin la participación conjunta y coordinada del equipo no se conseguirá el éxito. Cuando se habla de la conquista del Everest parece que un par de amigos, Hillary y Tenzing, provistos de un par de anoraks, con fuerza de voluntad, buena preparación y a pecho descubierto, decidieron empezar a escalar la montaña y, después de mucho esfuerzo y penalidades, finalmente lo consiguieron. La realidad es muy distinta y sólo con planificación y equipo adecuado y especializado se puede conquistar el objetivo planificado, máxime si éste es complejo.

En la novela de Ibsen, Un Enemigo del Pueblo se trata un asunto que todavía hoy en día sigue estando, más que nunca, de plena actualidad. Hasta en las películas y series americanas de éxito se sigue tratando el tema desarrollado por Ibsen. En la obra se narra la historia del doctor Stockmann; éste vive en una ciudad balnearia que actúa como motor económico para sus ciudadanos. El doctor es persona de principios y, advirtiendo que el agua del balneario está contaminada, decide denunciarlo encontrándose con la oposición cerrada de todo el pueblo y más especialmente del ayuntamiento, cuyo alcalde, además, es su propio hermano.

Ante esta, en su juicio, sorprendente actitud, Stockmann tendrá que luchar denodadamente para demostrar su tesis y para que se adopten las oportunas medidas para solucionar la situación. La incidencia económica hace muy difícil que se puedan levantar problemas medio ambientales u otros de tipo similar. En general, la gente se tapa los oídos y no quiere saber nada de lo que pueda estar pasando en un momento determinado. En la película "Tiburón" de Spielberg se trata el mismo asunto. Nadie, empezando por el alcalde, quiere cerrar la playa para no perjudicar la temporada de turismo.


En lo que se refiere a los sistemas de información y a su tratamiento informático y telemático, nadie quiere adoptar las medidas que serían necesarias para evitar que los escapes de información sigan produciéndose. Las aguas están contaminadas porque accede a la información quién no debería, pero como el negocio de las páginas web, a través de las cuales se hacen miles de millones de transacciones financieras o de otros muchos tipos, es muy rentable nadie se atreve a terminar con esa contaminación de la información. Se está dispuesto a pagar por los desaguisados que cometen los hackers y crackers antes que tomar el toro por los cuernos y poner orden en la situación actual.

Bien es verdad que el tema de la seguridad de los sistemas de información es muy difícil de resolver. Si la globalidad está afectando a todos los países y sectores, cuando se habla de sistemas de información esa globalidad se hace extrema. Sólo una legislación moderna y contundente con implicaciones penales serias, unos jueces preparados y dispuestos a actuar, una mentalidad preocupada  por la situación de los sistemas de información y una serie de inversiones y desarrollos tecnológicos significativos para garantizar la integridad y la seguridad de los sistemas, es la forma en la que se podrá luchar contra una contaminación de los sistemas, la cual se está extendiendo rápidamente por todo lo ancho del planeta,  y no sólo en el pequeño balneario de la obra de Ibsen.

Más artículos...
Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org