redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

"La Iliada" se refiere al asedio de la ciudad de Troya por un ejército griego aliado para vengar el rapto de Elena, la esposa del rey Menelao, por Paris, el hijo menor del rey Príamo de Troya y hermano del valiente Héctor. Entre los aliados se encontraban Ulises, rey de Ítaca, y el héroe Aquiles. Tal vez el hecho más relevante de la novela sea la lucha final entre Aquiles y Héctor; aquel desafió a éste para vengar a su amigo Patroclo. Aquiles vence, mata a Héctor y se hace con el cadáver del troyano para entregarlo como alimento a los perros. Príamo se humilla y se presenta ante Aquiles para pedirle que le devuelva el cadáver de su hijo. El héroe griego cede y le devuelve a su hijo, finalizando así la epopeya.

La historia de Troya finaliza, después de años de asedio, con la conquista de la ciudad. Ésta se realizó por los aliados griegos utilizando el ingenio. El creativo Ulises ideó un enorme caballo de madera, dejándolo como regalo de despedida a los troyanos. De lo que éstos no se dieron cuenta fue de que en el interior del caballo permanecían escondidos unos cuantos griegos.

Cuando los troyanos introdujeron el caballo en la ciudad, después de celebrar la marcha de los griegos y caer borrachos, los griegos salieron del caballo y abrieron las puertas de Troya asesinando a los troyanos y destruyendo la mítica ciudad. Entre los que murieron en la conquista estaba Aquiles, al que Paris destruyó mediante un flechazo que alcanzó al héroe griego en su talón derecho, el único lugar en el que no era invencible porque aunque su madre Tetis quiso hacerle inmortal, sumergiéndole agarrado por el talón en el rio Estigia, no lo consiguió del todo. El agua volvía invulnerable a todo ser sumergido en dicho río. En efecto, el niño se convirtió en invulnerable salvo en lo tocante al talón, el cual no había sido cubierto por las aguas del Estigia.


En el desarrollo de cualquier aplicación informática nunca hay que olvidar la seguridad integral. De poco valdrá implantar una buena aplicación desde el punto de vista funcional si se olvida la seguridad y cualquiera, con un mínimo esfuerzo, puede acceder a cualquier información.

La seguridad de un aplicativo no puede presentar ningún talón de Aquiles. La caída de Constantinopla en un aciago día de 1452 se debió, entre otras cosas, a haber olvidado los bizantinos cerrar la famosa Kerkaporta - un pequeño portillón casi insignificante en la imponente muralla de la ciudad -  por el que los turcos consiguieron entrar en la ciudad.

La revisión de todas las vías por las que se podría saltar la seguridad de un sistema de información debe ser algo prioritario e inexcusable. Cualquier talón de Aquiles puede dar al traste con un sistema de información. No olvidar esta elemental precaución debería ser preocupación y ocupación constante de cualquier directivo informático.

Annual fue el mayor desastre militar de la moderna historia de España. El rifeño Abd el-Krim - antiguo funcionario de la Administración española en la Oficina de Asuntos Indígenas en Melilla - como consecuencia de la desastrosa estrategia seguida por los generales españoles y, en especial, por el general Fernández Silvestre, amigo de Alfonso XIII, infringió, durante la guerra de África, una derrota espectacular y dramática a los españoles. El 21 de julio de 1921 se produjo el gran desastre. Se estima que fueron masacrados más de 10.000 soldados y mandos españoles. Tantos fueron sus cadáveres que se llegó a decir que los cuervos solo comían de comandante para arriba. Bastantes historiadores concluyeron que como consecuencia indirecta de Annual se produjo la dictadura de Primo de Rivera, la caída de Alfonso XIII, la llegada de la segunda República española, la guerra civil y el franquismo.

Alfonso XIII y su amigo, el general Fernández Silvestre, en contra de la opinión del alto comisionado militar de España en África, el general Berenguer, adoptó una serie de medidas equivocadas e insensatas sin que el ejército español estuviese suficientemente organizado y preparado. Fernández Silvestre decidió avanzar desde Melilla hacia la bahía de Alhucemas. En principio obtuvo una serie de éxitos dejando una serie de puestos que quedaron sin consolidar y no dejando asegurado el suministro de algo tan básico como el agua. Esa falta de consolidación de los aspectos logísticos hizo que los distintos puestos fueran cayendo en manos de los rifeños. Lo más grave de todo fue la retirada española de Annual, que se produjo de formas deslavazada, con el ejército español dividido en pelotones desunidos y descoordinados.

La improvisación, la bravuconería, la chulería, la ausencia de una logística que garantizasen los suministros a las tropas y el error gravísimo de no disponer de la suficiente información de la situación reinante en aquella época ocasionaron la terrible tragedia. Alfonso XIII contribuyó a que Fernández Silvestre, jaleando a su amigo, se lanzase a la conquista de Alhucemas pronunciado la conocida frase: "Olé los hombres".


Algunas conclusiones que podrían sacarse del desastre de Annual son las siguientes:
- Nunca hay que tomar decisiones basándose en calentones y estados de euforia. Toda decisión debe adoptarse bajo el prisma del análisis y de la frialdad. Si no se cuenta con la suficiente información es mejor esperar y no lanzarse a la aventura.
- El mantenimiento de la estructura jerárquica y el evitar el puenteo a la hora de la toma de decisiones es un aspecto que conviene tomar muy en cuenta.
- Los aspectos logísticos son fundamentales a la hora de garantizar el éxito de cualquier proyecto.
- Hay que tener mucho cuidado con los colaboradores con los que hay que contar ante una determinada operación. El efecto Abd el-Krim es muy claro. Conviene recordar que el enemigo estaba dentro de casa. Lo mismo ocurrió con las tropas rifeñas que en principio eran fieles al ejército español pero que se volvieron en contra en cuanto las cosas empezaron a ir mal para España.
- Consolidar las posiciones que se vayan alcanzando es fundamental. Las huidas hacia adelante acaban por pagarse muy caras. Las posiciones no consolidadas acaban por deshacerse como un azucarillo en cuanto se produce el menor contratiempo. Basta recordar el efecto Napoleón y el efecto Von Paúles en las invasiones de Rusia en los siglos XIX y XX.
- Los fracasos ante una determinada operación nunca acaban en sí mismo. Suelen tener consecuencias muy graves a medio y largo plazo. Estas consecuencias suelen ser bastante más graves que las que se producen en la inmediatez de un proyecto fracasado. Antes o después los efectos se acaban pagando durante largo tiempo; o si no, que se lo digan a Alfonso XIII.

Más artículos...
Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org