redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

Comentarios TIC diarios sobre monumentos históricos extraídos
de la Agenda DINTEL 2014
de Pedro Maestre Yenes, editada por Fundación DINTEL

Foto: Wikipedia; Autor: OlimpiaYGFEl conocido como Estadio de la Peineta se construyó pensando en la aspiración que siempre ha tenido Madrid de ser Ciudad Olímpica. Desafortunadamente ese deseo se ha convertido en una frustración - sobre todo para sus ediles -por lo que habrá que esperar décadas para pensar en volver a aspirar a que Madrid sea ciudad olímpica, lo cual, desde mi punto de vista no lamento nada. Para hacer prosperar a una ciudad hay que tener claros los objetivos que se pretenden alcanzar sin que sea necesario ser ciudad olímpica.

Muchas veces se dice que el profundo cambio de Barcelona abriendo la ciudad al mar se debió a haber sido designada Ciudad Olímpica en el 92. Creo que no es cierto. Si Barcelona se abrió al mar es porque sus autoridades, apoyados por la ciudadanía, decidieron dar ese paso con independencia de su condición de ciudad olímpica. El enorme desarrollo de Changhay, de Dubay o de Doha se está produciendo sin ser ciudades olímpicas y Atenas siguió siendo un desastre urbanístico a pesar de las olimpiadas.

La Peineta se ha ido construyendo sólo parcialmente. Hasta el momento la parte más importante construida es una inmensa grada con capacidad para 20.000 espectadores que se inauguró en 1994. El Ayuntamiento y el Atlético de Madrid firmaron un convenio para construir un estadio en la Peineta con una capacidad aproximada de 80.000 espectadores. Está prevista su inauguración para julio de 2016. La solución adoptada parece positiva porque sin un destino claro y viable la Peineta acabaría dando tumbos en su uso, arruinándose su conservación, sin ninguna clara utilización. En el acuerdo, el viejo estadio del Manzanares será derruido y sobre su solar se construirán viviendas. Además se acabará la autopista subterránea del Manzanares que en la actualidad, en solución provisional, esperando el derrumbe del Estadio del Manzanares, emerge a la superficie.


No hay nada más desafortunado que realizar una obra para dar respuesta a una necesidad coyuntural sin pensar con claridad cual será su destino una vez superada esa coyuntura específica. Ejemplos de esa improvisación los hay a cientos. Uno de los más lamentables es lo construido para la EXPO 92 de Sevilla que sigue, en muchas zonas sin encontrar destino claro mientras el deterioro de sus edificios avanza implacablemente. La plaza de los pabellones de la EXPO 92 fue algo bastante desacertado y ahí sigue sin encontrar, al menos en parte, un destino claro.

Mejor suerte tuvo la gigantesca plaza de España de Sevilla que supo encontrar un digno destino en edificios públicos y militares. Bien es cierto que la calidad de la Plaza de España no es comparable a la de los pabellones de la EXPO 92. Cuando alguna construcción ha tenido un diseño feliz es mucho más fácil encontrar un destino permanente adecuado. Cuando sólo se trata de salir del paso la probabilidad de que lo construido no encuentre un adecuado encaje es altamente probable. De ahí que cuando se construya algo hay que pensar en grande y dedicar atención a garantizar un nivel de calidad destacado. No hacerlo con esa mentalidad podrá ahorrar algo a corto plazo pero, antes o después, producirá costes inevitables. Hay que tener siempre en cuenta que hacer bien las cosas es ahorrar. 

Foto: Wikipedia; Autor: Luis García (Zaqarbal)El Santiago Bernabéu es uno de los estadios de fútbol más importantes del mundo y sede del Real Madrid. Su nombre es el del legendario presidente del citado Club, Don Santiago Berbabéu de Yesta, que estuvo a su frente durante 35 años, desde 1943 hasta su muerte en 1978. Se inauguró el 14 de diciembre de 1947. En 2007 el estadio fue catalogado por la UEFA con la máxima distinción, "estadio élite". El estadio fue diseñado en 1944 por los arquitectos Manual Muñoz Monetary y Luis Alemany Soler.

El Bernabéu tiene una excelente ubicación puesto que está en una gran manzana situada entre el Paseo de la Castellana, la Avenida de Concha Espina y las calles Rafael Salgado y Padre Damián. Desde su inauguración ha experimentado varias remodelaciones entre las que destacan la de 1954 que amplió el número de plazas a 125.000 - el segundo estadio europeo con más localidades después del Estadio de Wembley -. La remodelación de 1982 coincidió con ocasión de haber sido designado para albergar el Campeonato Mundial de Fútbol - esta remodelación disminuyo el número de espectadores desde los 125.000 a 90.800 para dar cumplimiento a las exigencias de la FIFA que obligaba a que la mitad de los espectadores estuvieran sentados y a que 2/3 de estos asientos estuvieran cubiertos. En 1990 también por exigencias de la UEFA, se acometió una nueva remodelación para asegurar que todo el público estuviera sentado. Esta exigencia, sin perder aforo, hizo que el estadio tuviera que crecer mucho en altura. En el año 2000 se hicieron notables mejoras y ampliaciones que dejó su capacidad en 80.500 espectadores. La próxima remodelación será ejecutada entre 2014 y 2016 y lo más característica de ella es que todos los asientos estarán cubiertos.

Todas estas remodelaciones han ido configurando una estructura cambiante e inorgánica que unas veces han tenido más acierto y otras menos. En el Bernabéu se han celebrado eventos muy significados entre los que cabría destacar los siguientes: Final del Mundial 1982, Final de la Eurocopa 1964, finales de la Copa de Europa 1957, 1969, y 1980, Final de la Liga de Campeones 2010 y 35 finales de la Copa del Rey.


La historia del estadio Bernabéu, y de cualquier importante estadio, nos permite obtener un índice de la poca seriedad de los políticos españoles. Siempre que las  autoridades del mundo del fútbol se lo han propuesto, se han cambiado los planes de urbanismo y sus ordenanzas y, lo que tal vez es peor, los ciudadanos ni se han inmutado con estas actuaciones sino que, por el contrario, les han parecido muy bien. En los días de partido no se respeta ninguna norma de circulación ni de aparcamiento. Cada uno campa por sus respetos y hace lo que quiere. Ahora bien, si un pobre ciudadano de base deja su coche unos minutos para comprar unas medicinas, puede estar seguro de que se le impondrá una multa sin ninguna conmiseración. El ciudadano que se ponga enfermo en una vivienda cercana al estadio tendrá que esperar a su desalojo y tener suerte para no morirse porque no podrá acudir al hospital.

En un país serio y avanzado lo lógico es que un estadio como el Bernabéu se trasladase fuera de la ciudad, dotando al nuevo estadio de un buen sistema de transporte para el cómodo acceso de los aficionados. Eso no ocurrirá mientras las autoridades del fútbol no lo tengan a bien. Nadie se atreve a poner orden en el asunto del fútbol no sea que los aficionados se echen a la calle y preparen la marimorena. Sólo cabe resignación y capacidad de aguante.

Un estadio que ha sufrido numerosas remodelaciones nunca llegará a constituir un edificio notable. Los refritos suelen acabar en desastre. La belleza del Estadio Olímpico de Pekín, conocido por "nido de pájaro", diseñado por el estudio suizo de Herzog y de Meuron, es una obra de arte porque, además de que sus diseñadores son espléndidos profesionales,  ha surgido de nueva planta. Lo mismo ocurrió con el magnífico Estadio Olímpico de Munich. El Bernabéu será repintado y retocado una vez más, pero nunca será un constructo digno de admiración.

Más artículos...
Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org